En la localidad de El Hoyo, provincia de Chubut, allí donde las montañas se unen para proteger a la tierra de los vientos, en ese punto de la Patagonia Argentina donde cruza la mítica Ruta Nacional 40 y el clima propicia la cosecha, se celebra cada año la Fiesta Nacional de la Fruta Fina.

Encajonado entre cordones montañosos se encuentra este valle fértil donde se producen las mejores frambuesas, frutillas, cerezas, murras y todo tipo de berries de la Comarca Andina del Paralelo 42°.

Así la fruta se corona como el corazón de esta fiesta que desde 1986 -cuando El Hoyo fue declarado Capital Nacional de la Fruta Fina- convoca a más de diez mil personas por día con una variada agenda de propuestas artísticas, gastronómicas y culturales en celebración de una de las actividades más importantes para la economía local.